Sala de Prensa

CEISLABUR: MEJOR EMPRESA DE ECONOMÍA SOCIAL 2009


La Empresa de Inserción Ceislabur SLU, ha sido galardonada por la Junta de Castilla y León con el Premio a la Mejor Empresa de Economía Social 2009.

(Fotografía de: Marta Rojo)

Esta IV edición de los Premios a la Economía Social en Castilla y León pretende recompensar el esfuerzo de empresas que favorecen el desarrollo sostenible, primando los valores sociales y el valor de las personas por encima de los beneficios. En concreto, las empresas de inserción representan la familia de la Economía Social con una vertiente más “inclusiva”, más social, a través de la “inserción por lo económico”.

El premiar a Ceislabur como empresa de inserción supone un reconocimiento más que merecido para este tipo de empresas, que han demostrado ser una herramienta imprescindible al servicio de la sociedad para favorecer la inclusión laboral y el desarrollo social.

La entrega del premio se ha realizado dentro de los actos programados con motivo de la celebración de la 1ª Semana de la Economía Social de Castilla y León, celebrada del 16 al 20 de noviembre de 2009.

Encontrarás más información: en la página web de la Junta de Castilla y León.

También puedes ver otras noticias relacionadas publicadas en el Diario de Burgos.

Puedes encontrar más información sobre el premio a Ceislabur aquí.

BUSCADOR DE EMPRESAS

Utilice cualquiera de los siguientes campos para realizar la búsqueda de la empresa:

NOTICIAS

05/10/2018

OFERTA DE EMPLEO

FAEDEI necesita incorporar a una persona con perfil de apoyo técnico a la Dirección Técnica de la Federación.

Ver más

ÚLTIMOS DOCUMENTOS

20/09/2018 | Balances Sociales

Memoria Balance Social 2017

27/07/2018 | Ayudas a Empresas de Inserción

Cuadro de Ayudas Máximas para Empresas de Inserción 2017

29/12/2017 | Balances Sociales

Memoria Balance Social 2016

21/09/2017 | Ayudas a Empresas de Inserción

Cuadro de Ayudas Máximas para Empresas de Inserción 2016

28/12/2016 | Estudios e informes de interés

Guía para la Aplicación de la Ley 31/2015